La Ópera del Ecce Homo 

SINOPSIS DE LA ÓPERA

El lugar: Finales de verano de 2012, en el pueblo aragonés de Borja, España, durante la Gran Recesión global.

 

Elenco de personajes

  • CECILIA: (mezzo soprano) La anciana restauradora del fresco del “ECCE HOMO” fresco, madre de Marcos
  • BEATRIZ: (contralto) Hermana de Cecilia
  • ARTISTA MARTINEZ: (barítono) Presencia fantasmal del artista que pintó el fresco original y que lleva años muerto
  • ALCALDE: (tenor) El grandilocuente cabecilla del pueblo
  • MARCOS: (tenor) Hijo de Cecilia, de edad media, marido de Adriana
  • SILVIA: (soprano) La hija adolescente de Marcos
  • ARTURO: (barítono o mezzo) El novio de Silvia
  • VIEJO CURA: (bajo) El párroco de toda la vida, amigo de Cecilia
  • ADRIANA: (soprano) Mujer de Marcos, nieta del artista Martínez

Acto I

 

Escena 1

En la iglesia, encontramos a CECILIA con su hermana BEATRIZ en sus rezos matutinos. Cecilia revela que ha tenido un sueño en el que el Señor se le ha aparecido, pidiéndole que restaure el deteriorado fresco del “ECCE HOMO”. BEATRIZ tiene reservas sobre el talento de su hermana para llevar a cabo la tarea, y piensa que necesitará recabar el permiso necesario para comenzar la restauración. La escena termina con la aparición del fantasma del ARTISTA MARTÍNEZ, el pintor original del fresco en 1930, lamentando la falta de respeto que ha sufrido su obra de arte.

Escena 2

En la plaza, el ALCALDE se dirige a la gente para discutir la crisis económica y considerar nuevas estrategias que mejoren el turismo. MARCOS informa a todos que como regalo de aniversario de bodas para su mujer, va a encargar la restauración del fresco que pintó el abuelo de su mujer. El ALCALDE se agarra a la idea de que la restauración del fresco será buena para el pueblo; nadie más comparte su optimismo. Al final de la reunión, MARCOS entrega el dinero que ha recaudado al CURA VIEJO que se hará cargo de encontrar a un artista adecuado para la restauración.

Escena 3

A solas en la iglesia, Cecilia estudia el fresco y reza pidiendo tener el coraje—y la habilidad—para llevar a cabo el trabajo que el Señor le ha encomendado.

Escena 4

En la plaza, el hijo de Cecilia, Marcos, se lamenta del estado del turismo en el pueblo y del cierre inminente de su hotel, que fue financiado por su madre.

Cuando su tía BEATRIZ le encuentra colgando un cartel de “Se Vende”, descubrimos que Marcos siente vergüenza por no poder devolver el préstamo, hecho que ha causado un distanciamiento entre él y su madre.
 

Escena 5

En la tienda de sombreros que lleva su nombre, el Artista Martínez se pone a recordar los días dorados que pasó en Campo de Borja allá por los años 20 cuando era joven; dando clases en la universidad, coqueteando con sus estudiantes y bebiendo vino de la tierra

Cuando la joven pareja, SILVIA yARTURO, llegan para abrir la tienda, se lamentan de su mala suerte: comenzar su vida como adultos en medio de una de las peores crisis económicas. Enseguida, la mujer de Marcos, ADRIANA, hace su gran entrada. Es la mujer más rica del pueblo. Adriana nos cuenta que ha sido diagnosticada con una enfermedad de lo más serio—la enfermedad de los que tienen demasiado dinero.

Cuando MARCOS entra y le cuenta su idea para su regalo de aniversario,Adriana queda desconcertada, y solo acierta a decir que quedará satisfecha con tal de que no sea Cecilia quien haga la restauración.

Escena 6

En la iglesia, Cecilia comienza la restauración del “Ecce Homo” mientras el Artista Martínez la observa con preocupación. Él está a favor de la restauración de su fresco, pero está convencido de que Cecilia no es la persona adecuado. Y por supuesto tiene razón, ya que muy pronto las cosas se tuercen de manera terriblemente cómica. Aunque Martínez quiere ayudarla, no puede. Al caer el telón, el fresco está sufriendo una transformación extraordinaria.

Fin del Primer Acto

Acto II

 

Escena 1

A la mañana siguiente un grupo de vecinos del pueblo se ha reunido en la iglesia. Una sábana cubre el “Ecce”, mientras que el Cura Viejo se niega a hablar y monta guardia como si se tratara de la escena de un crimen. Con una rápida maniobra, Arturo arranca el velo del fresco, lo que produce una exclamación de horror. Se forma una patrulla para apresar a Cecilia, mientras que Arturo y Silvia se hacen un “selfie” frente al fresco y lo suben a Facebook.

Escena 2

Con la iglesia vacía, una Cecilia desconsolada y con mal aspecto sale de su escondite detrás de un banco, seguida por el Artista Martínez. El Cura Viejo entra y recuerda a Cecilia su voto de silencio, pero cuando aparece Marcos, ella confiesa inmediatamente ser la autora del crimen. En ese momento, la primera ola de TURISTAS irrumpe en la iglesia en busca del “Jesús Mono” que han visto en internet.

Escena 3

En la plaza, llegan más turistas al tiempo que MEMES de internet comienzan a dar la vuelta al mundo. Pero ¿cómo ha de responder el pueblo? ¿Cubriendo el fresco y cerrando la iglesia? Con valor y convicción, Arturo da un paso al frente para presentar su gran idea—¡capitalizar esta situación alocada! Cuando Cecilia llega para entonar su mea culpa, Beatriz la defiende y el Artista Martínez empieza a comprender y aceptar su papel en el centro del meollo que se ha formado.

Escena 4

En la iglesia, Adriana y Martínez airean los trapos sucios de la familia: se cierran heridas y se redimen almas en pena. Marcos le sugiere a Adriana que a pesar de lo horrible de la restauración de su madre, la economía ha mejorado y su hotel está lleno. A solas en la iglesia con Cecilia, el Cura Viejo confiesa que ha gastado el dinero de Marcos en pagar el coste de la residencia de ancianos de la mujer que le ha sido su pareja toda su vida.

Escena 5

En la plaza, enfrentándose a hordas de turistas, los vecinos del pueblo celebran el renacer de Borja.

Unidos en su decisión, el Alcalde nombra a Cecilia heroína del pueblo y Silvia canta un elogio a su abuela.

En un último esfuerzo desesperado Adriana hace su entrada y exige derechos de autor como heredera del Artista Martínez. Pero es el Alcalde quien suelta la bomba: el fresco no pertenece a la iglesia, ni a la familia Martínez, ni a Cecilia, sino al pueblo de Borja. Y el sabio Alcalde ofrece un solución irrefutable: que las cuatro partes interesadas se dividan los beneficios de forma equitativa. Con el pueblo en fiesta, Marcos le devuelve el préstamo a Cecilia y los dos tienen un hermoso momento de reencuentro entre madre e hijo.

Escena 6

Beatriz y Cecilia están rezando en la iglesia al igual que en el Acto I, Escena 1. El Artista Martínez aparece vestido con ropa de viaje, satisfecho con el respeto que ha recibido su obra, y sintiéndose seguro para abandonar sus lazos terrenales. La ópera termina con un gran final en el que el elenco al completo se une a Cecilia y Beatriz para cantar el texto de la Primera Carta a los Corintios.